martes, 2 de junio de 2020

Los RRHH a partir de ahora

Aquí tienes el post también contado en vídeo...¡disfrútalo! https://youtu.be/7JhtLP3l7nE






Hay mucho por hacer, quizás por adaptarnos y cambiar…


Nos hemos puesto a pensar en cómo será esta nueva realidad que, además, viene para quedarse, aunque sea durante un tiempo. Dentro de los RRHH hay muchas cosas que se pueden hacer de forma virtual y aunque no estábamos demasiado acostumbrados y hablamos a nivel general, no nos queda otra que ponernos a trabajar bajo esta nueva condición. Ciertamente casi todas las empresas ya están en ello, pero nos gustaría dar un paso más, pensar en alguna de las tareas que RRHH lleva a cabo y ver cómo se pueden hacer, de forma diferente.


Vamos a ello:


Por un lado, podemos hablar de los procesos de selección. Llevamos haciendo procesos de selección 90% online desde hace más de 7 años, cuando esto se veía una locura. De hecho, a día de hoy hay empresas que lo siguen viendo así, pero ¿sabéis que los resultados son los mismos que si haces todo el proceso presencial? Simplemente tienes que adaptar las pruebas y entrevistas a este nuevo canal.

También tenemos que hablar de la formación, ¡cómo no! Y es que no por estar en teletrabajo o con jornadas parciales en oficina y en casa esto es algo que desde nuestra área debamos descuidar. Además, dadas las circunstancias, nuestros colaboradores nos lo agradecerán más que nunca. Y ahí nuestra labor de pensar en qué tipo de formaciones pueden interesarles y no hablamos de formaciones enlatadas, ahí somos un poco tiquismiquis, si queréis llamarlo, hablamos de formaciones taylor made, en las que también hay un formador y guía el trabajo que se está realizando. Lo bueno del mundo virtual es que hay muchísimas herramientas que nos pueden ayudar a que una formación sea efectiva y además entretenida y que logremos que los participantes se enganchen.

Por otro lado, en RRHH las mediciones son muy importantes. Hablamos de evaluaciones del desempeño, encuestas de clima, de experiencia de cliente interno, etc. Es fundamental que desde nuestro departamento sigamos trabajando es este tipo de acciones que son fundamentales para que nuestros clientes, tanto internos como externos, estén lo más cómodos posibles, y que ello pueda redundar en la eficiencia de procesos, procedimientos y por ende, en el bien de la organización y sus resultados.

Y por último, otro punto que nos gustaría tocar son el resto de acciones que se llevan a cabo desde nuestra área. Desde diccionarios de competencias, valoraciones y descripciones de puestos, desarrollo de manuales, acciones motivacionales para los diferentes equipos. Y es que todas estas acciones se pueden llevar a cabo de forma online sin ningún problema. De hecho, conocemos algunas empresas que han realizado scape rooms en remoto con sus equipos, ¡y ahí lo dejamos!

Aquí la creatividad juega un papel fundamental, es tratar de pensar cómo hacer lo mismo que hacíamos hace unos meses, pero de forma diferente, porque además, os daréis cuenta que hay cosas que ni siquiera hay que cambiarlas, solo adaptarnos a hacerlas en remoto y otras, se pueden ajustar a esta nueva realidad que aún no sabemos si habrá llegado o no para quedarse.

Puede quedar raro hablar sobre RRHH sin pensar en estar con nuestros colaboradores, sin poder tomarnos un café con ellos de forma presencial, sin poder, a fin de cuentas, tocarnos como seres humanos. Sin embargo, como la realidad nos obliga, debemos ver el lado positivo de todo esto y es que hay formas de estar muy cerca sin necesidad de tenerlos al lado. Y todo esto, gracias a la tecnología lo tenemos mucho más fácil.


Y este post, lo terminamos con una maravillosa frase de Charles Darwin:



“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”

Cristina González Manzano
Directora Gestión del Talento
Consultora RRHH. Coach Certificada. SCRUM Master
info@thegoodjob.es

www.thegoodjob.es

jueves, 7 de mayo de 2020

CÓMO mirar hacia adelante cogiendo lo POSITIVO de esta situación

Aqui tienes el post también contado en vídeo...¡disfrútalo! 


Focaliza en lo importante y sé fuerte mirando hacia el futuro, éste que cada vez está más cerca…


Con seguridad, muchos de nosotros sentimos que estamos inmersos en una película y nos está costando ver esta situación como “algo real” que está ocurriendo. Y es comprensible, ahora más que nunca pienso que “la realidad supera a la ficción”. Sin embargo, a pensar de todos los sentimientos encontrados, si nos ponemos con una actitud positiva, no hay mejor momento que éste para poner en práctica todo lo que nuestro amigo Viktor Frankl nos enseñó, podemos encontrar algunas cosas “buenas” que esta dura situación nos ha brindado y que además, nos ayudarán a mirar este futuro, cada vez más cercano, con un punto de vista diferente.

Aquí te dejo una lista de algunas “cosas positivas” que he rescatado de estos momentos:

1. El ingenio y la creatividad se vuelve a agudizar. Recordáis la crisis que comenzó en 2008, de hecho, estamos ahora saliendo aún de ella, donde las personas fuimos más que originales, nacieron empleos desconocidos, nuevas aplicaciones, la digitalización también ayudó en aquellos momentos porque reducía costes en muchos casos. En conclusión, el ser humano tiene la capacidad de adaptarse a lo que le acontezca y despliega todo su arsenal de creatividad con la intención de seguir hacia adelante.


2. Siguiendo con el punto anterior, esta situación nos saca de nuevo de nuestra ya famosa “zona de confort” y nos hace dar un paso más, ir un poco más lejos para buscar alternativas a cosas que antes ni nos las hubiéramos imaginado. Por ejemplo, ¿cuántas empresas están ahora teletrabajando cuando hace no más de unas semanas lo veían como algo imposible?

3. La solidaridad del ser humano se incrementa. Cuando algo ocurre, somos capaces de unirnos y dar lo mejor de nosotros mismos por el bien común. Y es unidos, sin duda, cuando somos muchos más fuertes.

4. Hay muchas cosas cotidianas que son maravillosas y que no valoramos, pero ahora, cuando esta situación pase, te animo a poner en valor las pequeñas cosas que tiene nuestro día a día. Por ejemplo, el salir a tomar algo con los amigos, a pasear, o simplemente, a comprar sin prisas...

5. De alguna manera la reducción en emisión de dióxido de carbono tiene que ser plausible. Apenas hay coches por las calles, y eso redunda es el bienestar general, en nuestra salud y en la mejora del medio ambiente. ¡Esto es muy positivo!

6. ¿Te has dado cuenta también con la cantidad de cosas menos que podemos vivir?, es más, y sin todo el ocio que hacíamos. ¡Increíble pero cierto! Está claro que queremos que vuelta, y volverá, pero mientras tanto, nos arreglamos sin ello… esto debería hacernos reflexionar, ¿no crees?

7. Estamos haciendo cosas que tendemos a procrastinar, es decir, estamos pudiendo hacer muchas cosas para las que nunca encontrábamos el momento adecuado.

8. Nos estamos dando cuenta de lo fuertes que podemos llegar a ser emocionalmente. Hace unos meses, alguien nos dice que vamos a tener que vivir esto que no está pasando y habríamos dicho algo como: "imposible, yo no aguantaría". Pues mira si aguantas, que además eres capaz, somos capaces, de llevarlo con una sonrisa, energía, fuerza y optimismo.

Justo ahora, cuando el final del túnel se vislumbra, aunque aún quizás lejos, es momento de replantearnos muchas cosas. Cosas que con seguridad nos ayudarán a ver la vida diferente a partir de ahora, y por qué no, a actuar también de diferente manera, sabiendo mucho mejor priorizar y dándole a cada cosa la importancia que realmente merece.


Para finalizar este post, una frase Og Mandino que nos hace reflexionar…:

“Da siempre lo mejor que tienes. Lo que plantes ahora, lo cosecharás más tarde.”





Cristina González Manzano
Directora Gestión del Talento
Consultora RRHH. Coach Certificada. SCRUM Master

www.thegoodjob.es



jueves, 2 de abril de 2020

El DÍA DESPUÉS...


Hora de poner las luces largas


Esta vez he dado paso a un gran amigo y compañero. Ha hecho un post muy interesante que merece la penar leer y reflexionar. Seguro que te gusta...


Está claro que la actual pandemia nos dejará una gran cantidad de lecciones que con el pasar de los meses podremos ir analizando.
Por otra parte, también tenemos que lidiar con el día a día, los problemas, las sorpresas, las necesarias improvisaciones e incluso la falta

de visión de lo global y grave que es el problema.

Aunque casi seguro que luego de estos pocos días que nos han parecido años, al menos las cosas principales las tenemos bajo control …o eso parece al menos.

Es necesario ahora, sin que ello implique dejar el corto plazo, comenzar a poner las luces largas, pensar un poco, por ejemplo, en como será el día después de que esto pase, o si habrá día después, porque quizás su desaparición vaya siendo gradual, muy gradual.

De esta batalla no habrá sector ni área de nuestra empresa que vaya a salir totalmente indemne, en mayor o menor medida todos han sido afectados.

Puede que alguien nos diga, que primero hay que solucionar este momento y luego ya nos pondremos a pensar que será del futuro. En RRHH sabemos que la mejor arma que tenemos es siempre la proactividad, es tratar de adelantarnos a los acontecimientos y tomar acciones preventivas.

Tal vez un buen ejercicio, sea el plantearse “escenarios”, es decir, imaginar con cierta lógica algunos de ellos y otros imaginarlos con ninguna lógica, ya que lo sabemos bien, es caprichoso el azar.

No hay manuales, ni libros ni artículos especializados, el problema actual es único, diferente e impredecible. La ventaja de los escenarios es que, al menos, algunas de las cosas, ya estarán pensadas si terminan dándose en la realidad y eso siempre será de ayuda. También nos permitirá alinear algunas de las decisiones actuales.

Si tuviéramos que categorizar los problemas, podríamos decir, de manera general, que nos encontraremos con tres tipos:


1. Los problemas organizacionales. Como decíamos anteriormente, ningún sector estará no afectado, incluso pueden llegar cambios en los equilibrios de poder dentro de la misma organización, a lo cuales habrá que estar atento.


2. Los problemas de las personas, sus comportamientos y actitudes. La lectura que cada uno de ellos haga de lo que, como organización hemos hecho durante esta crisis, de cuanto haya afectado y en que nivel de gravedad, a algunos de los miembros de los equipos, y el cambio del enfoque temporal o permanente que algunos puedan hacer de la forma de encarar la vida o el trabajo.
 

3. El contexto: nada será igual del otro lado del túnel, el mercado, los competidores, el estado, los mensajes de los líderes internos o externos, etc.


Sólo por ir a un lugar común: “crisis y oportunidad”. La oportunidad, al menos por ahora, está en anticiparse en tratar de visualizar de alguna manera lo que nos encontraremos.

Pasé por algunos golpes de estado, un par de saqueos de ciudades y una guerra. El punto crítico de los problemas y también de las soluciones serán las personas, sus comportamientos y actitudes, y ese es nuestro tema y al menos desde mi experiencia, siempre ha sido muy útil pensar y planificar escenarios posibles, así como caminos de acción ante ellos.

¿Ponemos las luces largas durante un rato cada día?


Roberto Angrehs
Socio Director de The Good Job

www.thegoodjob.es

lunes, 2 de marzo de 2020

Cómo dar FEEDBACK en cualquier ámbito de nuestra vida


Lee esto y seguro que te ayuda a mejorar aún más…



El feedback o retroalimentación consiste en dar u ofrecer información sobre una acción, tarea o comportamiento que realizar una persona.

Podemos decir que se trata de comunicar de forma verbal y/o no verbal a otra persona, detalles de su conducta y cómo ésta nos afecta. Incluye un componente perceptivo, lo que yo observo en la conducta del otro y un componente emocional, qué sentimientos provoca en mí lo que observo.

Dar feedback es probablemente uno de los puntos más delicados, ya que, de cómo la otra persona lo perciba, dependerá en gran medida que tome decisiones de cambio. Y como la otra persona lo perciba depende de cómo nosotros lo planteemos.


Puntos fundamentales que debemos tener en cuenta a la hora de dar feedback y recuerda, esto te sirve tanto a nivel personal como profesional:

Trazar un plan: Reflexionar sobre el feedback que vas a dar y luego, proporcionarlo con ejemplos claros y habiendo pensado previamente en una solución. Ser flexible ante las necesidades del otro. Por ejemplo, antes de decir a la persona cómo lo está haciendo, debemos de tener ejemplos claros sobre el por qué le decimos eso. Si una persona es muy organizada y se lo decimos, es porque observamos que cada vez que coloca su mesa, se preocupa de no dejar ningún papel tirado o información sensible a la vista, etc.

Ser específico: Saber concretamente que ha sucedido y usar ejemplos claros e inteligibles cuyo significado no haya que adivinar. Como hemos explicado antes, hay que dar ejemplos concretos.

Centrarse en las conductas: centrarse en comportamientos específicos que puedan observarse y medirse. Siguiendo con el primer ejemplo que pusimos, si una persona es organizada lo podemos medir y observar.

Tiempo y lugar: Es clave dar esta retroalimentación en un ambiente de confianza, tranquilidad y en un espacio donde nadie nos pueda molestar. Tenemos que buscarlo, quizás al final del día o en algún descanso.

Retroalimentación equilibrada: Se refiere al equilibrio que debe existir entre las cosas positivas que le decimos a la persona y las cosas que tiene que cambiar o mejorar. Tenemos que decir tanto unas como otras.

Técnicas efectivas: Ir al grano a la hora de abordar cuestiones, establecer contacto visual, centrarse en un único tema importante.



Técnicas de escucha: Animar al otro a hablar y escuchar de verdad lo que el otro dice, es decir, principalmente: no interrumpirle, evitar juicios y críticas negativas, asentir cuando la persona está hablando, mirar a los ojos y mantener una postura abierta y receptiva.




A la hora de dar retroalimentación a una persona es importante seguir el siguiente esquema, que se conoce como la técnica de la hamburguesa:

1. Hablar en primer lugar de las cosas positivas que hecho la persona, alguna tarea, alguna acción. No lo hagas como un trámite a cumplir, si no convencido de la importancia y del esfuerzo que a la persona le llevo lograr esa tarea.

2. Hablar luego de las cosas que podría mejorar, es decir, aquellas en las que la percepción no era tan buena.

3. Acordar acciones para mejorar en los puntos en los que hayas observado que tiene que mejorar.



Y para finalizar este post, una frase Og Mandino que nos hace reflexionar…:

“Da siempre lo mejor que tienes. Lo que plantes ahora, lo cosecharás más tarde.”





Cristina González Manzano
Consultora RRHH. Coach Certificada. SCRUM Master

www.thegoodjob.es


jueves, 6 de febrero de 2020

INFÓRMATE sobre "Los procesos de selección"


Seguro que esto te ayuda para estar más relajado


En muchas ocasiones me preguntáis por los procesos de selección, cómo son, qué pruebas tienen. Y la verdad, son múltiples y diversos y aunque todos suelen tener unos puntos en común, las pruebas varían muchísimo.


¿Qué es lo que tienen en común?


Que se hace una primera criba, ésta suele ser el CV y el screening telefónico, es decir, la llamada telefónica. A partir de ahí, suele haber una entrevista, que puede ser o no la única que haya. Si la empresa es muy pequeña, con una entrevista les suele bastar, si la empresa es mayor, en ocasiones hay una primera entrevista con RRHH y luego con el director o responsable del área en el que la persona va a desempeñar el puesto.
Importante recordar que, con bastante frecuencia, las entrevistas se realizan por videoconferencia. Es una práctica cada vez más extendida, sobre todo para la primera o primeras entrevistas. Por lo que debemos de estar también preparados para ello.




¿Qué diferencias puede haber entre los procesos de selección?

Hay muchas más pruebas que se pueden hacer en los procesos de selección. Por un lado, test, donde en muchas ocasiones el candidato recibe un link a su correo electrónico y tiene un tiempo limitado para cumplimentarlo. Éstos pueden ser sobre múltiples temas, gestión de equipos, conocimientos técnicos, generales, personalidad, etc.

Por otro lado, se pueden hacer pruebas como dinámicas de grupo. Éstas suelen ser bastante comunes sobre todo en empresas de gran tamaño y donde hay numerosas personas que han aplicado a un mismo puesto y todas ellas podrían, a priori, encajar.

Una dinámica de grupo puede consistir en sentar en una mesa a un grupo entre 8 y 10 personas, para que lean un caso y lo resuelvan entre todas. Esto es lo más habitual, pero también se consideran dinámicas de grupo pruebas como los “escape room” o incluso cosas muy divertidas tipo yincana.

Quizás tras leer esto te preguntarás ¿pero es necesario pasar por esto? Pues mi respuesta es un poco ambigua. Te comento. Cierto es que si queremos un puesto para el que se hayan diseñado estas pruebas, no nos queda más que “pasar por el aro” y hacerlas lo mejor que sepamos. Pero es cierto también que, si te incomodan en exceso y no lo ves adecuado, siempre puedes decir que no estás interesado en participar en el proceso de selección. Quizás yo soy algo “tradicional” para esto y prefiero ver estas competencias de una forma en la que, yo personalmente, sienta que el candidato está más cómodo, como es sentándolos a todos alrededor de una mesa y poniendo un caso para resolver en común o con alguna herramienta tecnológica o digital.

Solo como recordatorio, con todas estas pruebas lo que buscamos es saber cómo es la persona, cómo se comporta frente a una situación en la que hay diferentes perfiles o roles y todos ellos tienen que convivir y trabajar para el bien común de la organización.



Y para cuando creemos que esto de hacer entrevistas y pruebas no es para nosotros, una fantástica frase de Will Smith:


“El primer paso es decir que puedes”





Cristina González Manzano
Directora Gestión del Talento
Consultora RRHH. Coach Certificada. SCRUM Master

www.thegoodjob.es

miércoles, 8 de enero de 2020

El mejor MÉTODO PARA GESTIONAR TU TIEMPO. Parte 2


¡Vamos a por el final!



Y como lo prometido es deuda, vamos a seguir con la explicación del método GTD. Ya hablamos de las fases 1, 2 y 3  y seguimos con las dos últimas:

4º REVISAR: aquí hablamos de la periodicidad con la que hay que revisar cada carpeta.
Si nos ponemos estrictos, se trataría de revisar todas las carpetas todos los días, pero sería suficiente con llevar a cabo la siguiente revisión:
  • A diario: INBOX, PRÓXIMO y EN ESPERA (o DELEGADAS).
  • Semanalmente: PROYECTOS, por si ya salió el deadline y tengo que empezar a desgranar el proyecto en tareas más pequeñas e incluirlo en la carpeta de PRÓXIMO.
  • Mensualmente: ALGÚN DÍA., para ver si ya le puedo poner una fecha o avanzar con estos proyectos o tareas.


5ª HACER: pongámonos manos a la obra. ¡Es hora de comenzar a trabajar! Y para ello David Allen nos expone algunas claves antes de comenzar a elegir qué hacemos primero. Recuerda, comenzamos por la lista de PRÓXIMO. Y para seleccionar, lo haremos según los siguientes parámetros:

a) Contexto. David Allen sugiere agrupar las tareas por contexto. Ejemplo: si tengo que enviar varios mails, agruparlos y enviarlos todos juntos.

b) Tiempo disponible. Debemos seleccionar tareas que se puedan finalizar en el tiempo que tenemos para no dejarlas a medias. Si nos tareas muy largas, podemos dividirlas por partes.

c) Energía. Esto es un tanto novedoso. Hasta la llegada de este método no se había contemplado explícitamente. A la hora de seleccionar una tarea, no es lo mismo que sea lunes o martes o que sea viernes por la tarde. Importante buscar acciones con las que nos sintamos cómodos según la energía que tengamos en ese momento.

d) Prioridad. Para priorizar se pueden emplear varias metodologías. David Allen sugiere apoyarnos en la matriz o método de Eisenhower, que nos habla de la importancia y la urgencia. A mí también me gusta mucho la matriz de prioridades Impacto vs esfuerzo o dificultad. Ésta última no es demasiado conocida pero una vez que la pones en práctica te encantará, pues te ayuda en los momentos en los que tienes todas las tareas en URGENTE (“son para ya”) e IMPORTANTE en la matriz de Eisenhower y te encuentras bloqueado.
Entonces, coges esas tareas y las colocas en esta otra matriz, según el impacto de la tarea y el esfuerzo que te conlleve hacerla en función de su dificultad, es decir, hablamos de tardar más o menos tiempo en concluir dicha tarea. Por tanto, las tareas que coloques en el cuadrante de “baja dificultad”, pero “alto impacto” serán las que hagas primero. Y, en segundo lugar, las que coloques en el cuadrante de “alta dificultad” y “alto impacto”. Las demás tareas colocadas en los otros dos cuadrantes, las realizarás en 3º y 4º lugar en función de tu energía y tiempo disponible.


Aplicaciones gratuitas con las que implementar esta metodología

Hay multitud de ellas, solo que dependiendo de tu experiencia o no en programas de gestión de proyectos yo te recomendaría unas u otras.

Si quieres empezar con una app muy sencillita te sugeriría Todoist o Nirvana. En cambio, si quieres una aplicación más versátil porque ya tengas experiencia en este tipo de herramientas, Trello sin duda es una de mis preferidas.


Y ahora sí, ya tienes todos los pasos en tu poder. Solo queda ponerse las pilas y arrancar esta metodología por completo. Los resultados te fascinarán, ¡créeme!


Este post lo finalizamos con una preciosa frase de Thomas A. Edison:

“El Tiempo es realmente el único Capital que tenemos los humanos, y lo único que no nos podemos permitir perder”



También en: http://www.jobshunters.es/noticias/tribuna/


Cristina González Manzano
Consultora RRHH. Coach Certificada. SCRUM Master
www.thegoodjob.es