martes, 19 de septiembre de 2017

Un GRAN PODER CURATIVO…Los AMIGOS

Seguro que estarás conmigo...


Hay días, que como es normal, no tenemos toda la energía que nos gustaría y es que eso es algo que también tenemos que experimentar. Para esos días, ¿te hace una cerveza con un amigo?. Pero no un amigo cualquiera, no, me refiero a ese amigo o amiga que desprende energía positiva y que sabemos que pase lo que pase, nos animarán hasta conseguir sacarnos una sonrisa.

¿Te has planteado alguna vez si las relaciones de amistad son curativas?. Bajo mi punto de vista, es una de las mejores relaciones para sanar, relajarse y liberarse.

Como bien sabes, me refiero a esos amigos eternos, que por kilómetros de distancia que nos separen, siempre estarán a nuestro lado. De esos que realmente no llegan a ser más de 4 en la mayoría de los casos. De esos que disfrutamos estando a su lado por el mero hecho de saber que no seremos juzgados, solo aconsejados. De esos que puedes llamar a cualquier hora del día. De esos que te abrazan porque sí y que te escuchan siempre. Pues bien, de esos amigos voy a hablarte y del gran efecto que producen en nosotros.


Características CURATIVAS de los GRANDES AMIGOS:

1.
 Confianza y tranquilidad: cuando estamos alterados porque nos ha sucedido algo que necesitamos contar sin ser juzgados, para liberarnos de esas mochilas de piedras que muchas veces nos echamos inconscientemente a nuestras espaldas, ahí están ellos y ellas, nuestros grandes amigos.


2.  Refugio: la guarida donde siempre podemos ir cuando no sabemos a dónde dirigirnos.

3.  Confidencialidad: quién mejor que un gran amigo para contarle algo que por ningún motivo puede salir de entre nosotros.

 4.  Dosis de realidad: es muy importante este punto. Un gran amigo nos quiere y por ello nos pone los pies en la tierra cuando nos empezamos a subir a las nubes. En ningún caso rompe nuestras ilusiones pero sí nos hace ver si estamos cometiendo un error, porque aunque él/ella vaya estar si caemos, su misión también es evitar que esa caída se produzca.

5.  Motivación: nos dan fuerzas cuando se nos están acabando y nos alientan a seguir en la búsqueda de nuestro objetivo.

6.  Apoyo y ayuda: nos ofrecen su mano para no caer y nos ayudan a levantar si es que ya hemos caído.

7.  Sinceridad: en la amistad, como en cualquier relación, ésta juega un papel fundamental. Hay que decir la verdad, lo que vemos y sentimos y no por ello esa amistad debe romperse, al contrario, nos puede hace reflexionar e intentar ver las cosas desde otro punto de vista que nos ayuden a afrontar las situaciones de forma diferente.

8.  Conversaciones interminables: cuántas noches, tardas y mañanas no hemos estado hablando horas y horas con nuestro gran amigo, uno de nuestros pilares fundamentales.

9.  Cariño: ese abrazo que te recompone y reconforta hasta en las más duras situaciones. Ese mensaje de ánimo cuando crees que no puedes continuar.

10.  Complicidad: esto es algo que se alcanza con el paso de los años. Cuando tenemos mejores amigos que conocemos desde pequeños, es muy fácil que con una simple mirada, gesto o forma de escribir un mensaje puedan saber cuál es nuestro estado de ánimo y actuar en consecuencia. Para mí, algo maravilloso.

11.  Risas y diversión: por supuesto, no pueden faltar las risas y la diversión en cada encuentro. Esas risas profundas que nos duran minutos y que muchas veces no sabemos por qué, pero simplemente, ¡nos reímos!. Esto aderezado con tardes de juegos o noches de fiesta…¡lista estoy para repetir!.


Ahora piensa en tu mejor amigo o amiga y dile lo que sientes y lo importante que es para ti, reforzarás aún más vuestra amistad, y por qué no, ¡le alegrarás el día!.


Para finalizar este post, te dejo la siguiente frase sobre la verdadera amistad y los grandes amigos:

“Un verdadero amigo es aquel que entra cuando todos los demás se van”



Cristina González Manzano
Coach Certificada. Formación & Headhunting


www.forselecting.com


martes, 5 de septiembre de 2017

¿Estás en BÚSQUEDA activa de EMPLEO? entonces... lee esto

Lo mejor para afrontar tu búsqueda 



Todos los que estáis en búsqueda de empleo o que hemos estado en algún momento, es necesario que adoptemos los siguientes comportamientos o actitudes para que nuestra búsqueda sea fructífera y por supuesto, no decaigamos durante el proceso.


Comportamientos y actitudes a adoptar cuando estamos en búsqueda de empleo:

1. Abierto: con esto me refiero a “abierto de mente”. Quizás tenemos en mente optar a un puesto determinado. Sin embargo, es probable que veamos otros puestos durante nuestro proceso de búsqueda que también puedan resultar interesantes y que no tengan por qué ser exactamente los puestos que tenemos a priori en mente. ¡Déjate sorprender! y date la oportunidad de optar a puestos en los que tu perfil encaje aunque no sean tu primera opción.

2. Flexible: es importante tener o desarrollar esta habilidad tanto para gestionar mejor los tiempos de nuestra búsqueda, como para aceptar asistir a entrevistas de puestos que en principio no son lo que estamos buscando. Como no sabes dónde puede estar tu oportunidad ni por dónde puede llegar, sé flexible para recibir y aceptar cualquier información que te pueda ser de utilidad. Quizás en la entrevista descubras algún dato interesante o alguna vacante que no ha sido publicada y en cuyo proceso de selección también puedas participar.

3. Accesible: si estamos en búsqueda de empleo, nuestro teléfono tiene que estar siempre conectado y nosotros preparados para recibir la llamada de cualquier empresa. Es importante estar accesible tanto por teléfono como por correo electrónico y ser amables, atentos y mostrar interés por lo que nos estén contando. Posteriormente tienes tiempo de madurar todo lo que te han comentado y tomar una decisión al respecto.

4. Disposición de querer aprender: no basta con querer aprender sino también mostrar y tener disposición hacia ello. Aunque nos contraten en un puesto de trabajo exactamente igual al que teníamos, siempre va a haber cosas nuevas que tengamos que aprender, nuevas formas de hacer, nuevos procedimientos, reglas, etc. Y por esto, es muy importante que tengamos una actitud de apertura hacia el aprendizaje. Además de tener esta actitud, cuando estemos en la nueva empresa que nos contrata, es imprescindible tenerla durante la búsqueda, de este modo podemos descubrir nuevas formas de buscar empleo y aprender nuevas técnicas y metodologías. Todo aprendizaje debe ser siempre bienvenido, pues no sabemos en qué momento nos puede ser de utilidad el conocimiento que aprendimos.

5. Con los oídos siempre alerta. Quizás estés comiendo con unos amigos, hablando con la farmacéutica o con el dependiente del supermercado, y de repente te comente que conoce a alguien que quizás pueda ayudarte de alguna forma. Pues bien, toda oportunidad es buena para recopilar contactos de personas que nos puedan tender una mano para lograr nuestro objetivo.

6. Determinación: tenemos que tener muy clara la meta que perseguimos y trabajar en esa línea. Hay que saber qué es lo que buscamos o necesitamos; un trabajo, sin ahondar demasiado en si es o no lo que nos gusta, un empleo en el que nos sintamos cómodos e identificados con el proyecto, el trabajo que mejor pagado esté, etc. Cada persona tiene unas necesidades y preferencias y hay que ser determinado y trabajar para lograr los objetivos propuestos.

7. Disposición para recibir feedback: cuando estamos en búsqueda de empleo, en ocasiones nos encontramos con personas que nos pueden orientar sobre cómo estamos enfocando la búsqueda, cómo hemos realizado una entrevista o cómo con un gesto diferente nos habríamos ganado la confianza de nuestro entrevistador más fácilmente. Pues bien, para recibir esto con entereza y de forma que nos aporte, siempre positivamente, es necesario aceptar que lo que estamos haciendo siempre se puede mejorar. Se trata de recibir ese feedback con agradecimiento y optimismo, sabiendo que nos ayudará a mejorar en las próximas ocasiones.

8. Positividad y energía: a la hora de buscar empleo es muy importante también ser positivo y tener mucha energía. Cuanto más positivos seamos mayor energía positiva atraeremos, lo que facilitará el cumplimento de nuestro objetivo en un menor tiempo. Es obvio que en algún momento del proceso de búsqueda decaerás, a todos nos ha pasado. Sin embargo, si remontas, coges fuerzas y te dices a ti mismo “voy a conseguir un trabajo” “lo voy a conseguir”, tardes un mes más o menos, lo conseguirás, no lo dudes ni un segundo. Prueba a decirte esto TODOS LOS DÍAS. Te empoderarás, es decir, te darás fuerzas a ti mismo para lograrlo. ¡Funciona!

9. Paciencia: me atrevería a decir que esta cualidad es la más necesaria en cualquier proceso de búsqueda de empleo. Por mucha gente que contactemos, por muchas ofertas de empleo a las que apliquemos, es totalmente necesario tener paciencia para que las personas nos respondan y que los reclutadores puedan valorar nuestra candidatura. Sé que en ocasiones puede ser frustrante ver que no nos responden cuando creemos que hacemos todo lo posible y aplicamos a todas las ofertas existentes, pero siempre hay opciones. Te propongo 2 cosas:

a) Contactar con un asesor de carrera u orientador profesional para que te indique si realmente estás yendo por el camino correcto.
b) Dar de margen al menos un mes para ver si todo lo que has hecho va teniendo sus frutos y si no fuera así, retomar la opción a).


Espero que estas pautas y recomendaciones te sean de gran utilidad. ¡Aplícalas y me cuentas!



Para finalizar este post, no encuentro mejor frase que la de William James:

 “El gran descubrimiento de mi generación es que un ser humano puede alterar su vida al alterar sus actitudes”






Cristina González Manzano
Consultora de RRHH. Coach Certificada.


www.forselecting.com