lunes, 10 de diciembre de 2018

¡CREA soluciones y MEJORA los productos o servicios que ofreces!


Una interesante metodología. Espero que te guste…



Son muchas las técnicas y metodologías existentes que nos ayudan a tomar decisiones y a crear alternativas.

Partiendo del proceso básico de toma de decisiones:
- Detección del problema
- Identificación de posibles causas
- Búsqueda de alternativas
- Elección de la mejor opción
- Implantación/ejecución de la nueva opción


Dentro de cada uno de estos puntos encontramos unas u otras técnicas, pero hoy nos vamos a centrar en la “Búsqueda de alternativas”. Para encontrar alternativas ante un problema hay multitud de técnicas, la más conocida es el “brainstorming”, pero ¿conoces “SCAMPER”?. De esta técnica hablaremos hoy.

SCAMPER viene, como tantas otras técnicas, del idioma inglés, y quiere decir “carrera rápida” o “salida precipitada”.


Es un acrónimo. A continuación mostraremos de qué palabras:



Esta herramienta es muy útil cuando estamos bloqueados y tenemos que buscar alternativas posibles para la solución de un problema, cambio o mejora de un procedimiento o servicio.

En lo que consiste esta técnica es en hacernos preguntas sobre cada una de las letras de la palabra “SCAMPER”. Se trata de dar respuestas con o sin sentido, ya que de las que consideramos “sin sentido” pueden surgir otras que sí que lo tengan. No nos pongamos limitaciones, anotemos cualquier idea posible.

Ejemplo: Vamos a suponer que somos una empresa de organización de eventos y que necesitamos mejorar el servicio de catering que ofrecemos ya que no está teniendo buena acogida. ¿Cómo aplicaríamos esta técnica para crear nuevas alternativas?. Pues bien, es muy sencillo, pasaríamos por cada una de las letras de SCAMPER realizándonos preguntas como:


S: Sustituir. ¿Qué podríamos sustituir en el servicio de catering actual?, ¿qué pasaría si en lugar de servir la comida los camareros la sirvieran los cocineros?, ¿podemos sustituir este servicio de catering por otro nuevo?, ¿y si en lugar de servir cocina moderna volvemos a los orígenes de la comida tradicional?


C: Combinar. ¿Podríamos combinar este servicio de catering con algún otro?, ¿qué pasaría si combinamos la comida moderna, como estamos sirviendo ahora, con comida tradicional?, ¿podríamos combinar nuestro servicio de catering con algún otro?, ¿y si juntamos nuestro tipo de comida con algún otro?, ¿lo combinamos con comida de otros países?, ¿podríamos ampliar nuestro servicio de catering combinándolo con algún otro?


A: Adaptar. ¿Cómo podríamos adaptar nuestro servicio para un público más genérico?, ¿hay ya algún otro servicio que se parezca al que nosotros ofrecemos?, ¿podríamos adaptarlo a lo que tenemos?, ¿y si adaptamos nuestro servicio a la situación de las empresas más competidoras en el sector eventos?, ¿cómo lo haríamos?


M: Modificar o magnificar. ¿Qué modificaciones podríamos incluir en el servicio actual de catering para enfocarnos más en nuestro cliente?, si cambiamos el tipo de comida, ¿qué pasaría?, ¿qué podríamos modificar en el servicio actual para lograr nuestro objetivo?


P: Permutar/proponer (put) para otro uso. ¿De qué otra manera podemos ofrecer un catering con la misma calidad que hasta ahora?, ¿podemos dar la misma calidad, pero con otro tipo de servicio?, ¿qué pasaría si ofrecemos comida tradicional/ de otros países?, ¿qué sucedería?.


E: Eliminar o reducir. ¿Qué podríamos reducir de nuestro servicio de catering?, ¿podríamos simplificar alguna parte del servicio?, ¿qué pasaría si eliminamos el servicio de camareros del catering y lo subcontratamos?, ¿sería posible?


R: Reordenar o invertir. ¿Qué conseguiríamos si cambiáramos el diseño de nuestro catering?, ¿qué pasa si abriéramos solo los fines de semana?, ¿y si solo ofrecemos nuestro servicio en la Sierra de Madrid y en A Coruña donde nuestra marca ya es reconocida?, ¿qué pasaría si en lugar de contratar primero a los camareros, conocemos primero el tipo de evento y luego contratamos a los camareros que mejor se adapten al servico?



Una vez pasemos por todas las letras, si consideramos que ya tenemos suficientes alternativas, hagamos una lista y repasemos cada una de ellas. Este es un trabajo que se puede realizar de forma individual o en grupo, pero si te es posible ponerlo en práctica con un grupo de personas, podrás descubrir el potencial que esta técnica tiene y ¡te encantará!


Y para finalizar, esta magnífica frase de Albert von Szent-Gyorgy:

“Descubrir consiste en ver lo que nadie ha visto y pensar lo que nadie ha pensado.”






Cristina González Manzano
Consultora de RRHH. Coach Certificada.

www.forselecting.com

lunes, 5 de noviembre de 2018

Continuamos CON EL DIARIO DEL ENTREVISTADOR. Parte 3


MÁS PREGUNTAS y RESPUESTAS en entrevista


¡No hay respuestas incorrectas solo respuestas que pueden ser expresas de forma diferente!
Tras leer este post me gustaría que aprendieras a enfocar tus preguntas, aquellas en las que tienes dudas y que respondes sin seguridad. ¡Seguro que esto te ayuda!

Recuerdo las instrucciones para leer este post ágilmente.  En primer lugar, escribo la pregunta que yo formulé y luego una respuesta “aceptada” que me dieron y otra “a mejorar”. Cuando hablo de “aceptada” quiero decir que es buena, puesto que todas las respuestas son válidas solo que unas son buenas y otras tienen que mejorar. Y como es habitual, añado un pequeño feedback al final que confío te sea de gran ayuda.


COMENZAMOS...
 


PREGUNTA: ¿Qué funciones son las que más te gusta realizar? (Puesto: técnico de marketing)

Respuesta A MEJORAR: realmente me encanta hacer estudios de mercado, aprendes mucho de múltiples sectores y descubres el verdadero comportamiento del consumidor. En cambio, la parte de redacción de la web corporativa, por ejemplo, me atrae menos. Prefiero la “investigación”.

Respuesta ACEPTADA: si tengo que decantarme por alguna parte sería la de realizar estudios de mercado. Aprendes mucho de los distintos sectores además de cómo compra/reacciona el consumidor frente a los productos o servicios para, así, mejorar su experiencia de compra, por ejemplo.

Feedback: si no te preguntan lo que “menos te gusta” ¿para qué decirlo?. Esto es algo muy habitual, que preguntemos por algo positivo y los candidatos respondan con lo negativo o menos bueno. Recuerda, es bueno responder a lo que te preguntan, nada más.

  





PREGUNTA: ¿Por qué te gustaría trabajar aquí? (Ejemplo: Coca Cola. Para un puesto en el Departamento de Comunicación)

Respuesta A MEJORAR: para mí es un referente a nivel mundial y pasando por aquí mi carrera profesional adquiriría más peso a la hora de buscar nuevas oportunidades si tuviera que hacerlo.

Respuesta ACEPTADA: Coca Cola es de las empresas más potentes del mercado en comunicación y marketing. Creo que es un gran lugar para continuar mi carrera y aprender muchísimo sobre estas áreas.

Feedback: este caso es algo gracioso puesto que las empresas buscan, normalmente, trabajadores comprometidos que busquen quedarse en la compañía, pero también trabajadores ambiciosos. Por esto último, la pregunta “A MEJORAR” podría o no serlo en función de lo que la empresa busque. En mi opinión, sería bueno evitar decir “buscar nuevas oportunidades”, la parte de compromiso con la organización es muy importante, cada nueva incorporación es tiempo y dinero invertido, por lo que generalmente se pide que la persona quiera permanecer en la empresa a largo plazo.





PREGUNTA: ¿Vives sol@ o con tus padres?

Respuesta A MEJORAR: vivo con mis padres, dada la situación actual, me gustaría vivir sol@ pero económicamente no lo puedo afrontar hasta que no encuentre un trabajo estable.

Respuesta ACEPTADA: sí, vivo con mis padres.

Feedback: esta pregunta, dado que no tiene nada que ver con lo profesional, podemos negarnos a responderla, siempre “elegantemente”. No obstante, cada uno debemos de valorar si queremos o no responderla y hasta dónde queremos llegar. Bajo mi punto de vista, si decide responder, yo lo haría de forma escueta y sin dar explicación alguna.

   

   


PREGUNTA: Cuando tienes que dar algún tipo de información a un compañero, cómo prefieres hacerlo, ¿por teléfono o enviándole un mail?

Respuesta A MEJORAR: le llamaría por teléfono, es más rápido y si lo podemos solucionar en ese momento mejor.


Respuesta ACEPTADA: si es algo urgente, primero le llamaría por teléfono, pero también, dependiendo de lo que fuera, le escribiría un mail para dejar constancia y que a ninguno de los 2 se nos pudiera olvidar.

Feedback: cuando nos preguntan si hacer una cosa u otra, personalmente creo que es interesante dejar claro que depende de lo que sea, no es lo mismo que sea una información normal, que urgente, importante, o ambas. Además, es interesante que dejemos constancia por e-mail. De este modo, ante cualquier problema siempre podremos demostrar que “hicimos lo que nos pidieron”. Esto es muy interesante e importante, ¡recuérdalo!



Espero y confío que este te ayude a preparar tus entrevistas. Cualquier duda sobre alguna otra pregunta, ¡escríbeme!


Para finalizar, esta preciosa e inteligente frase de Vernon Howerd:

 “Camina siempre por la vida como si tuvieses algo nuevo que aprender y lo harás”



Cristina González Manzano
Consultora de RRHH. Coach Certificada.

www.forselecting.com



miércoles, 3 de octubre de 2018

Como Jef@, Director@ o Manager, ¿PREGUNTAS a tu equipo?

¿Lo haces?



El trabajo de un líder:

- Se trata de hacer crecer a nuestra gente.

- Se trata de apoyarles en su aprendizaje.

- Se trata de responder por ellos cuando algo sale mal, enseñarles qué fallo y explicarles cómo mejorar.

- Se trata de agradecerles cuando todo va bien.

- Se trata de escucharles cuando lo necesitan.

- Se trata de estar cuando hay que estar.

- También se trata de poner límites si hay que ponerlos.

- Se trata de dar aliento cuando no queda oxígeno.

- Se trata de mostrar calma cuando hay marea para que no cunda el pánico.

Es importante que la persona que tengamos por encima sea un referente para nosotros. 

Y para ello, es indispensable que nos haga y permita pensar, cuestionarnos, aprender al fin y al cabo.


Un buen líder pregunta:

- ¿Qué ha fallado?

- ¿Cómo lo resolverías? / ¿Qué podríamos hacer para solucionarlo? / ¿Tú qué harías?

- ¿Crees que sería la mejor solución?

- ¿Cómo lo podríamos mejorar?

- ¿Tenemos diseñada la guía de ruta/plan de acción / cronograma?

- ¿Con qué fin haríamos eso que me cuentas? / ¿para qué nos serviría?

- ¿Cuánto tiempo nos llevaría?

- ¿Qué herramientas/recursos nos harían falta?

- ¿En qué te puedo/os puedo ayudar yo? / ¿en qué punto me vais a necesitar?

- ¿Podemos empezar ya?

- ¿Cuándo tendrías la primera parte/versión para revisarla?







Te dejo los links de 3 post muy interesantes y complementarios a este:

- 14 habilidades a desarrollar en un buen líder.

- Sobre la necesidad de reconocimiento.

- Modelo de influencia. Para mejorar mi liderazgo.



Piensa, ¿cuántos jefes/superiores/managers/directores/responsables has tenido que te hicieran preguntas y te dejaran formar parte real del equipo? Quizás 1, 2, 3, ninguno… ahora es tu momento, sé el líder que te hubiera gustado tener.



Sin duda, no hay mejor frase que esta de John Quincy Adams para cerrar este post:

“Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser más, eres un líder.”



Cristina González Manzano
Consultora de RRHH. Coach Certificada.

www.forselecting.com



jueves, 13 de septiembre de 2018

Los GESTOS y los RECLUTADORES


Muy interesante e importante…


¿Has salido alguna vez de una entrevista sin saber si has actuado bien? y ya no solo si has dicho algo de forma incorrecta sino ¿si has hecho algún gesto inapropiado?. Pues bien, en este post, me gustaría contarte algunas claves que seguro que te ayudan a afrontar una entrevista de forma de forma diferente o al menos, a estar pendiente y ser consciente de cosas que antes ni te habías percatado.

Para comenzar, si aún no lo leíste, te animo a que eches un vistazo al post que escribí sobre “Sinergología” y después, sigas con este.

Hay varios gestos que se pueden valorar en una entrevista, eso sí, nunca son concluyentes, si se observa algo contradictorio o que no encaja, siempre se “indaga” más en ese aspecto concreto.


1. Saludo inicial. Yo siempre recomiendo dar la mano. Hay entrevistadores que se lanzan a dar dos besos, sobre todo cuando son empresas pequeñas y, por regla general, no tienen demasiada experiencia en selección. Si es así, damos dos besos sin problema, en caso contrario, siempre es recomendable dar la mano. ¿Y cómo hacerlo?
Con la fuerza justa y con la mano de lado. Según la psicología, cuando alguien te saluda poniendo su mano por encima, significa que se siente superior y tiene un gran ego. ¡Observa a personas que tengas a tu alrededor!, es muy cierto. Además, te dejo el link de un artículo muy interesante sobre este tema que seguro también te ayuda.


2. Mirar a los ojos. Si estamos nerviosos y no sabemos dónde mirar, podemos buscar un punto en nuestro entrevistador entre su nariz y su frente, sin que sean los ojos directamente. Eso hará que parezca que le estamos mirando a los ojos de una forma natural.

3. Sonrisa. Si estás nervioso y no sabes qué hacer, sonríe, eso siempre provoca en la otra persona cercanía y que empatice más con nosotros.

4. Tomar la postura del entrevistador. Esto lo solemos hacer nosotros, los entrevistadores, pero te lo cuento para que tú también puedas “llevarte al entrevistador a tu terreno”. Por ejemplo, si él tiene las piernas cruzadas y los brazos sobre la mesa, haz tú lo mismo. Puedes cruzarlas de otra manera o apoyar los brazos de otra forma. Esto se llama “técnica del espejo” o en coaching “acompasamiento”.

5. Si nos preguntan algo y no sabemos qué responder, algo que hacemos de forma inconsciente, son los “micromovimientos”, tendemos a tocarnos la nariz, movernos, rascarnos alguna parte de la cara, mirar para otro lado… Esto indica que estamos nerviosos, que no decimos del todo lo verdad, que nos incomoda la pregunta, etc. Por ello, es importante llevar muy preparada la entrevista y haber practicado a responder todo tipo de preguntas. Además, para evitar esto, podemos, por ejemplo, igual que buscamos un punto en la cara del entrevistador para responder, buscar un punto detrás de la cara de éste, en la pared y, para estos momentos en los que inevitablemente nuestro gesto va a cambiar, no permitírnoslo, obligándonos a mirar a ese punto de la pared. Con las manos, para disimular estos micromovientos o movimientos inconscientes, podemos usar un bolígrafo, para, por ejemplo, apretarlo, ya que esto es algo inapreciable. Y digo inapreciable pues son muchas las cosas que un entrevistador tiene que valorar. Y por esto, apretar un bolígrafo pasa desapercibido en la mayoría de los casos.


Practica, practica y practica frente al espejo la respuesta de todo tipo de preguntas. Mírate y valora tus gestos y piensa cómo los podrías cambiar por otros que muestren más cercanía, empatía o certeza. Es divertido, ¡pruébalo!



Con esta inteligente frase de Tony BV concluyo este post, ¡espero que te guste!:  



Cristina González Manzano
Consultora de RRHH. Coach Certificada.

www.forselecting.com