miércoles, 3 de mayo de 2017

Algunas PIEDRAS con las que TROPECÉ y que NADIE CUENTA. Parte 1

Todos tenemos un principio y hay que aprender de él



Considero que compartir experiencias es muy enriquecedor y hoy me gustaría contarte algunas cosas que he aprendido tras la aventura de dejar un trabajo fijo y lanzarme a descubrir el mundo. Un mundo en el que podemos adquirir cada día grandes aprendizajes, escuchando y preguntando a cada persona que se cruza en nuestro viaje.

Teniendo un objetivo definido y un camino claro por el que queremos caminar, las piedras se saltarán de una u otra forma, ¡te lo aseguro!.


Ahí van mis aprendizajes:

1. Puede resultar evidente pero SER PACIENTE y MANEJAR LOS TIEMPOS es fundamental. Trabajes para empresas o para particulares esta es una habilidad que aunque parece que la tenemos desarrollada, cuando empezamos a trabajar por cuenta propia la desarrollamos muchísimo más. Tanto empresas como particulares tienen sus tiempos para dar respuesta, haces una propuesta y en ocasiones pueden pasar entre 2 semanas y 1 mes para que te contesten. Pues bien, esto hay que asumirlo como parte de nuestro trabajo y contar con ello. Y así, nos podemos organizar para saber cuándo es el mejor momento para contactar con nuevos y potenciales clientes.


2. Por muy bien que haya ido una reunión con un potencial cliente, NO DES LAS COSAS POR HECHAS. Salimos entusiasmados porque decimos “esta sale algo seguro” pero… espera. Cuando llegues a tu despacho, escribe a esa persona con lo que hayas quedado en remitirle y espera a que te responda y se vayan asentando las cosas. Aunque lo parezca, no hay nada cerrado y hasta que no haya “algo” firmado, y a pesar de esto nunca te aseguras 100%, es mejor no hacerse ilusiones.
  

3. Cuando vayas a reunirte con un cliente, no importa quien sea, ESCUCHA y PREGUNTA antes de contar “tu película”. En muchas ocasiones, sobre todo al principio, tendemos a contar nuestros productos o servicios sin saber realmente lo que el cliente necesita. Por ello, infórmate primero, escucha que solicita y luego ofrécele lo mejor que tengas para ayudarle.


4. Es importante ser muy DISCIPLINADO. Dado que ahora el tiempo lo gestionas tú mismo y no por los horarios que te marca una empresa, es imprescindible que establezcas una rutina como si tuvieras que ir a un sitio fijo a trabajar. De esta forma, será más fácil que logres tus objetivos.


5. Tú o quizás uno o dos socios más, estáis gestionando a muchos clientes potenciales, de ahí que la ORGANIZACIÓN y el ORDEN sean fundamentales. Si por el momento no puedes permitirte el uso de un CRM, en un Excel debes de tener todo anotado y cuando digo todo me refiero a:
- Nombre contacto
- Cargo que ocupa en la empresa
- Teléfono
- Mail
- Cuándo le contactaste y qué te dijo (brevemente). Anota cada vez que le contactas cuándo es y en qué quedáis. De esta forma te será mucho más fácil realizar un seguimiento.


6. Realizar un SEGUIMIENTO de clientes actuales o potenciales. Es importante seguir creciendo en clientes y fidelizar a los que ya tenemos. Por ello, cada 3 meses aproximadamente, escribe a todos, si es posible ahora que están empezando, uno a uno y de forma personal. Esto hará que cuenten contigo, te recuerden y en el momento que salga una oportunidad en la que les puedas ayudar, te contacten.



7. Algo que tenemos que experimentar, queramos o no, son TROPEZONES que a veces duelen un poco, quizás pensarás que demasiado. Por ejemplo, un proyecto fallido, un cliente que cayó en el último momento, una sensación de mala imagen por nuestra parte, etc. Estas y muchas otras cosas te van a pasar, y sabes lo mejor, QUE NO PASA NADA y que podemos aprender de ello para evitar tropezar la próxima vez. Y ¿cómo?, analizando lo que sucedió y viendo cómo pudo haberse evitado. Esto es parte del juego y hay que tenerlo presente.



Como ves, lanzarse al vacío tiene sus “peculiaridades”. Sin embargo, siempre que llevemos el paracaídas, todo lo que nos podemos llevar saliendo de la famosa “zona de confort”, es INCREÍBLE y RECOMENDABLE para todo aquel que tenga ideas claras y muchas ganas y fuerza de apostar por un nuevo camino. Con los pies en el suelo pero siempre soñando.



Para cerrar este post, una inteligente frase de Miguel de Cervantes:


“Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades






Cristina González Manzano
Coach Certificada. Formación, Recruiting & Headhunting


www.forselecting.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario