miércoles, 4 de enero de 2017

¿CONOCES REALMENTE A LA EMPRESA Y A TU ENTREVISTADOR?

¿Estás seguro?...¡Lee este post y compruébalo!



Algo fundamental a la hora de asistir a una entrevista es conocer, por un lado, la empresa o entidad a la que vamos, y por otro, al entrevistador. En este post, vamos a desgranar ambas cosas para que tu entrevista sea todo un éxito.


Comenzamos conociendo en profundidad la empresa a la que asistiremos a entrevista.


Actualmente, en internet podemos encontrar todo tipo de información sobre empresas, ya sean grandes o pequeñas. Siempre hay algo escrito que nos ofrece alguna pista sobre dicha organización. Te muestro algunos puntos que sería interesante que conocer:








¿Y qué hacemos sabiendo esto?, muy fácil, podemos meter en la conversación de la entrevista cosas que hemos averiguado para mostrar nuestro interés, pues hemos estado investigando para conocer en profundidad a la compañía. Es interesante saber estos datos para enfocar la entrevista, pues, por ejemplo, no es lo mismo si la empresa se orienta al cliente final o a empresas, si es una Micropyme o una Multinacional, etc. También, al final de la entrevista podemos hacer alguna pregunta como “He podido ver que tenéis una política de RSC muy interesante, me llama la atención el voluntaria, ¿me podrías comentar?”.

En segundo lugar, conocemos a nuestro entrevistador.

¿Quién no ha conocido a un chico/a en una fiesta que no conocíamos de nada?. De primeras, es complicado hablar de cosas que puedan atraer a la otra persona porque no la conocemos de nada. Sin embargo, ¿te imaginas que has estado mirando su Facebook unas horas antes? ¿a que ahora te sería más fácil hablarle y decirle algo que le pudiera interesar y captar su atención?
En una entrevista, es lo mismo. Si ya conoces a tu entrevistador, tendrás algo de información con la que tú también “cortas el hielo” y por qué no, “te lleves al entrevistador a tu terreno”. Esto dependerá mucho de la experiencia del entrevistador. No obstante, a todos nos gusta que sepan algo de nosotros, pues también demuestra interés por el pue sto.


Supongamos que curiosamente tú o alguien de tu familia habéis trabajado en la misma empresa que tu entrevistador durante un periodo, que tenéis intereses similares, habéis hecho ambos voluntariado, no sé… millones de casuísticas se pueden dar y de ellas, puedes sacar ventaja. Crear el rapport, ese espacio de confianza y cercanía puede ser creado tanto por el entrevistador, por el entrevistado o por ambos, y ahí es donde voy. Puedes contribuir a crearlo y que tu entrevistador también se sienta cómodo contigo.


Aspectos que puedes intentar conocer sobre tu entrevistador:




Recuerda, al igual que los entrevistadores indagamos para conocer bien al candidato que vamos a entrevistar, es muy interesante que el candidato también haga lo mismo del entrevistador. De este modo, jugamos en igualdad de condiciones.



Para concluir este post, dejo la siguiente frase para vuestra reflexión:

“Poseer información es una cosa. Otra muy diferente es saber lo que significa y cómo utilizarla” Jeff Lindsay





Cristina González Manzano
Coach Certificada. Formación, Reclutamiento & Headhunting

www.forselecting.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario