martes, 15 de marzo de 2016

¿JUZGAR y PREJUZGAR?

Puedes desaprender y reaprender...


¿Cuántas veces hemos prejuzgado a alguien y luego nos hemos dado cuenta de que era de otra forma?.  ¡Muchíisimas! Esto es algo que todos hacemos, y muchas veces sin ser conscientes de ello, lo hacemos de forma natural y lo vemos en el día a día en diversas ocasiones.

Para abortar este tema “prejuzgar y juzgar” a mí me gusta comenzar siempre hablando de lo que es ser objetivo y realista, pues guardan una estrecha relación.


OBJETIVO: aquí encontramos la primera diferencia entre las personas y es que no todos entendemos el “ser objetivo” de la misma manera. Para mí y bajo mi punto de vista, ser objetivo es observar y opinar/juzgar sobre esa observación sin entrar a profundizar más allá de lo que veo.


REALISTA: para mí el “ser realista” es no interpretar y limitarme a hablar sobre lo que veo. Por ejemplo, veo que una persona que conozco está llorando. Entonces, me limito a decir que está llorando, no puedo juzgar el por qué ya que sino me lo ha dicho puede ser por miles de motivos.


Tenemos miles de prejuicios que nos impiden ser fieles a la realidad, a la realidad que yo he explicado. Cuando hablo de prejuicios me refiero a ideas que tenemos preconcebidas que no tienen un fundamento claro ni observable. Pongo otro ejemplo siguiendo el anterior: “cuando alguien llora, está triste”. Esto es un prejuicio ya que también se puede llorar por alegría.

Prejuicios: ideas que tenemos preconcebidas que no tienen un fundamento claro ni observable.



Te propongo un pequeño ejercicio durante una semana para desaprender a juzgar y prejuzgar y reaprender a ser más objetivo. Lo que implica descubrir nuevas sensaciones, emociones y perspectivas de todo lo que nos rodea.



Una vez hayas realizado esto durante una semana te recomiendo que te pares a pensar y veas todas las cosas que has descubierto no juzgando ni prejuzgando. Al percibir el mundo con otros ojos descubrimos cosas que desconocíamos, lo que nos facilita nueva e importante información en nuestro día a día, bien para cambiar ciertos comportamientos hacia el resto o hacia nosotros mismos.


Para este post, una inteligente y bonita frase de Pío Baroja:


“El contagio de los prejuicios hace creer muchas veces en la dificultad de las cosas que no tienen nada de difíciles.”



Cristina González Manzano
Coach Certificado / RRHH / Formación/ Headhunting
info@forselecting.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario